La llegada a nuevas tierras en 1492 supuso un momento decisivo para el auge de la cultura y la industria vinícola española. Y es que esto significó un incremento bastante considerable en la producción de sus viñedos. España exportaba el vino para América, fueron los misioneros españoles quienes transportaban la uva y cultivaban los viñedos con motivos religiosos: el vino de misa. Cabe recordar, también, que fue la piratería quien incrementó en Inglaterra la popularidad del vino español, aunque no consigo las ganancias.

En la actualidad España es el país con mayor extensión de viñedos con cerca de 950,000 hectáreas de vides en su territorio. Internacionalmente son conocidas y destacadas sus regiones vitivinícolas como: Ribera del Duero, La Rioja, Jerez, Navarra, Penedès, entre otras. Los viñedos de estas diversas regiones producen vinos tintos, rosados, blancos y espumosos de excelente calidad. En los viñedos de España hay saltos climáticos drásticos de temperatura del día a la noche dependiendo la región y con más de 50 regiones el clima es muy variable. De igual forma los aromas y sabores de los vinos se vuelven ricos y diversos. Las principales variedades de uvas que se cultivan para el vino tinto son: Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah  y Pinot Noir.

Los tintos españoles son distintivos por su color rojo cereza que puede llegar incluso a tonalidades del rubíes, también es característica su estructura armoniosa y el aroma frutal con notas amaderadas. Ya sea que hablemos de vinos blancos como rosados o tintos, el vino español es una garantía de grandeza, tradición y calidad en el producto.

Conoce nuestras marcas

Álvaro Palacios
Belongrade
Bodegas Roda
Pago de Carraovejas
Dehesa de los Canónigos
Descendientes de J. Palacios
Diamante
Don García
Don Simón
Bodegas la Horra
Marqués de Vizhoja
Ossian
Pata Negra
Federico Paternina
Dominio de Pingus
Sicilia Rothschild
Torre La Moreira
Valparaiso
Vega Sicilia
Vivanco