Portugal es el sexto productor de vinos a nivel mundial, cuya tradición inicia en el mundo antiguo con la cultura griega, para, posteriormente tener su apogeo en la cultura romana. Conocido mundialmente como el país productor del Oporto y el Madeira, vinos de corte mundial, es también destacado por su gama amplia de vinos poco conocidas.

La ubicación geográfica de Portugal, de manera ancestral, le ha dado un aislamiento histórico, el cual a impactado en la tradición vinícola del país, pues cuenta con estilos, sabores, y variedades de cepas únicas de Portugal (existen 500 variedades diferentes de uvas únicas de Portugal). Debido a este aislamiento los vinos portugueses distinguen de los vinos del resto del mundo por su estilo rústico, una acidez y unos taninos que mantienen un  nivel de alcohol bajo.

Entre las variedades de cepas predominan las tintas sobre las blancas, aunque también existen rosadas, permitiendo una gran diversidad de vinos. Aunque en la mayoría de los viñedos portugueses se cultivan uvas endémicas del país, existen viñedos en donde se cultivan uvas internacionales. Sin embargo, es con las uvas nacionales con las que se producen los mejores vinos de Portugal, siendo sus dos principales zonas productoras Douro y Porto. Por ejemplo, para la producción del Oporto se utiliza una variedad de uvas entre las que están la touriga nacional, tinta cao y tinta roriz, entre otras.

 Debido a la gran variedad de uvas que se cultivan en Portugal, sus vinos son excelentes acompañantes para casi cualquier ocasión y alimento.

Conoce nuestras marcas

Lancers