Mercado de San Juan.

De los lugares tradicionales en donde han ido pasando los años y la comunidad gourmet asiste religiosamente a buscar los ingredientes estelares de las recetas familiares.

 

Este mercado fundado en 1855 como Mercado Iturbide y al pasar el tiempo el empresario Ernesto Pugibet donó el terreno para crear el mercado de San Juan, que después fue nombrado Mercado Ernesto Pugibet en su honor, pero nunca ha podido sacudirse el nombre de San Juan. 

Puestos de especialidades en producto van poblando los estrechos pasillos llenos de productos, un hervir de cocineros, estudiantes, personas del barrio y pomposos gourmands pasean por sus venas.

 Da gusto ver los puestos coloridos llenos de productos de primera, lo mejor de la central escogido a mano. 

Carnicerías y pescaderías llenas de diferentes variedades, exhibidas. Fibras rojas y agallas son inspeccionados por exigentes comelones. 

Productos prehispánicos, gloria de otra época, sugerencias de restaurantes de mantel blanco o cantina. Se ven en limpias vitrinas escamoles, gusanos de maguey, hormigas chicatanas, jumiles, acociles, alacranes y carnes de caza como venado, jabalí, cocodrilo y dudoso león se ofrecen. 

En el corazón en donde se exhibían quesos y fiambres ahora se dan cita a comer bocadillos y tortas de golosos rellenos y acompañados de vasitos de vino. 

El puesto de hongos frescos y secos, brotes y flores, chiles y especias, ultramarinos, Oaxaqueños, Yucatecos, Orientales, quesos, aves, etc. 

Un área del mercado tiene puestos de comida rápida, antojitos y ya hasta hamburguesas de carne de caza y café se ofrecen para acompañar la visita. 

Pásele marchanta que por aquí se va al cielo de los productos y, si no compra no mallugue!

Ernesto Pugibet 21

Colonia Centro CP 06000

Alameda. CDMX