El cuchillo de ostiones.

Los que hemos disfrutado del sabor de un ostión o almeja, recién abierto, con su sabor a iodo, dulzón, de textura cremosa y suave…

 

La almeja con su textura firme y golosa…

El cuchillo de ostiones o de conchas puede tener dos variables, se encuentra una que es como un pequeño punzón y otro de forma alargada.

Su uso es de hacer palanca para poder abrir, separar las conchas, para después cortar el callo superior que es el musculo que usan la para abrir y cerrar sus conchas.

Además, siempre sabremos que nos están sirviendo fresco si se ven rastros o se deja un parte pegada a la concha, en muchos casos se guardan conchas y se compran ostiones en frasco y se rellenan la conchas haciéndolos pasar por frescos.

Su uso debe de ser con cuidado pues las conchas se deben de tomar con la mano para abrirse y al necesitar hacer palanca se pone mucha fuerza y un error en ese momento puede resultar en una cortada seria, hay guantes de cota de malla para esta labor.

Su filo suele no ser muy fino pues es más un tema de fuerza que de precisión.

Se deben de mantener siempre muy limpios.